domingo, 16 de agosto de 2009

Te quiero a morir.

Cuando yo hablaba de caminar juntos sobre la acera, me refería a estar juntos aunque sea sin caminar.

Cuando decía que quería estar a tu lado, nunca lo dije para importunarte. Nunca he querido estorbarte, pero siempre pensé que sería bueno sostener tu helado mientras tú amarrabas tu zapato.

Cuando dije que me gustabas, no solo lo dije por tu físico. Lo decía por tu chispa de vida, por tu alegría, tus chistes malos y tantas cosas que adoro sentir. Ver es sólo una de mis formas de sentir.

Si dije que me dabas miedo, no era por que me parecías fea. Al contrario, eres la mujer más hermosa que conozco. Si lo dije, fue por tu sonrisa psicópata que me desconcertaba, me sorprendía en cada momento. Si me asusté fue porque al conocerla me di cuenta que yo no tenía una. Gracias a ti la tengo.

Si alguna vez te dije que tus lunares te hacían parecer dado, no era por lo cuadrada. Sino porque a pesar de no creer en la suerte, tú has sido la cascada más hermosa de eventos aleatorios que me ha mojado.

Si dije que yo quería ser dado, no era para convertirme en lo mismo que tú significas para mi. En realidad yo tenia la intención de que cada vez que la vida nos lanzará, juntos intentaríamos sumar doce. Yo alcancé a ser seis y sigo preguntándome que número has alcanzado tú.





La quiero a morir.
Sergio Dalma - Francis Cabrel

9 comentarios:

Rosigerante dijo...

¡Chulada!

David Webb dijo...

jajaja, Gracias Rosigerante. No lo puedo creer, mis fans si me leen!!!

Rosigerante dijo...

De otro modo, no seríamos tus fanseses.

Interesante lo de los dados, por cierto.

David Webb dijo...

Hola Rosigerante:
Esto lo escribí desde hace años, no tenía blog así que ahora lo estoy haciendo público. La entrada El espejo de Perseo también es sobre los dados, explica lo que para mi significa esa frase tuya que llamó mi atención.

Gracias de nuevo mi querida fansesa, te quiero mil (jaja, soné como la Pau)

Rosigerante dijo...

De nada, querido. Yo también te quiero mil gooooeeeeiiiii, jajajaja.

Un abrazo.

PD. Te iba a decir "¡yo creí que ya había leído todo tu blog! Voy a buscar a Perseo", pero ya vi que es una nueva entrada. Me gusta que andes tan activo por acá, porque luego te dejas extrañar un montón.

David Webb dijo...

Órale, normalmente ni nadie me extraña, jajaj. A pues ya sabes que puedes husmear todo lo que gustes. Te perdiste de algunas entradas ahora que estuviste de vacaciones. Y bueno, yo también me desaparecí algunas semanas, es que me encargaron una chambita de derrocar a un presidente de un país de allá abajo. Cuando terminé, apenas llegué a casa y me llamaron para que les echara la mano con Michoacán. Chamba es chamba. jajaja

Rosigerante dijo...

Jajajaja. Yo creí que eso sólo lo hacía el primo de tu amigo.

David Webb dijo...

El Marion es el primo de mi amigo.

Rosigerante dijo...

¡¡Aahhh!!