miércoles, 12 de agosto de 2009

Anatomía del contraataque

Una gran amiga dice que parezco un Terminator analizando todo, que cuando estoy frente a una situación evalúo todas sus posibilidades y construyo escenarios. Ojalá fuera verdad todo eso, creo que exagera porque en algunos aspectos ella es mi antítesis. De Terminator sólo tengo en común lo feo y algunas misiones en lugares distantes. No sé a qué se deba lo demás, se supone que Treadstone ya pasó.

En fin, ya hablaré de eso (en caso de interesarles). El asunto es que en un acto de sinceridad (o cinismo) reconozco que soy muy criticón. Podría decir que soy crítico de algo, que sólo cuestiono, pero es arriesgado porque invadiré el terreno de los que se dicen expertos (algunos lo son de verdad) y pronto tendré a toda la tropa haciéndome la guerra: criticando a la crítica, buscando lógica a la lógica e indagando mi currículum y ver si mis credenciales me dan licencia para criticar. Hay guerras que no deben emprenderse. De todos modos son bienvenidos todos los comentarios. Después de todo, yo escribo para que me lean.

Me ha pasado muchas veces y puedo asegurar que a muchos de ustedes también, que cuando critico algo y mi opinión no resulta del agrado de la gente, me embisten con frases muy típicas en vez de ponerse en sintonía conmigo, explicándome lo que no entiendo o he malentiendo. También desearía que discutan conmigo mis propios argumentos, ya sea para saber más o lo que es lo mismo: calibrar mejor mi ignorancia. La critica no es precisamente un ataque(1), mucha veces ni lo es. A lo mejor el problema radica en que siempre se entiende como un ataque. He clasificado esas frases típicas de la siguiente manera:

Nivel 1. Operación Tolerancia. Se trata de evitar el ataque con argumentos, generalmente con actitud pacífica, cuya principal bandera es la tolerancia amañada. Tratando de hacer que me aleje voluntariamente, que mi olfato busque otra cosa.
  • ¡Déjalos ser!
  • En el mundo debe haber de todo, el mundo es diversidad, diversidad es riqueza.
  • Hay que ser tolerante, para que lo sean contigo.(¿La tolerancia tiene tintes de conveniencia?)
  • Él (Ellos) es (son) así, nunca los vas a cambiar.
  • No causa(n), ningún daño a nadie, sino todo lo contrario.
  • Es la realidad, debemos aceptarla.
  • ¿Y qué ganas con eso? Yo dejaría en paz ese asunto.
Nivel 2. Operación Perseo. El objetivo es usar un espejo, hacer que Perseo se vea a si mismo, que adquiera conciencia de su comportamiento para que se descubra ridiculizado y retroceda. La actitud pacífica en la Operación Tolerancia ahora se torna irónica.
  • Pero bien que lo ves
  • Jajaja, Mejor dedícate a la tuyo.
  • Pero si nada más estás pendiente de eso- ¡Qué bárbaro!
  • Pero sigues ahí y lo criticas
  • Bien que te gusta, si no ¿Por qué estás enterado?
  • Si no te gusta ¿Por qué rayos lo ves?
  • Si estás al tanto de eso es porque te interesa ¿O me equivoco?
  • Es como el Club América, o le amas o le odias.
Nivel 3. Operación Aikido Psicológico. Consiste en vencer al oponente con su propio impulso ofensivo. No hay que responder el ataque, pero hay que desviarlo. Lo mejor es hacerlo hacia una zona que saben no puede debe(2) ser atacada. La actitud no es violenta pero se insinúa, como en la guerra fría. Una de tantas opciones, la más efectiva, es el terreno personal o sentimental, lo cual es válido siempre que no se abuse de ello. El abuso se refleja como chantaje emocional o en el complejo de mártir. La modalidad más peligrosa surge cuando el territorio neutral es religioso, existe un escudo humano o se atenta contra mártires en masa.
  • Pues yo soy así, y me gusta.
  • Tengo muchos buenos amigos que anda en eso y te puedo decir que lo que dices no es verdad.
  • Bueno, eso es lo que piensas tú, otros piensan de otra manera y también es válido.
  • ¿O sea que estás insinuando que yo ...?
  • Mucha gente no puede estar equivocada.
Nivel 4. Declaración de Guerra. Es una confrontación directa, normalmente agresiva. Se trata de hacer daño bajo cualquier medio. Se trata de una respuesta, de un contraataque, un acto instintivo dirigido por el Gral. Ira. Ese General difícilmente sigue las reglas, casi siempre incluye a los territorios protegidos en los objetivos su ataque.
  • Pues al menos es importante para mucha gente, de lo contrario tú y mucha gente no hablarían de eso.
  • ¿Y tú que haces al respecto? ¿A qué te dedicas, que haces, qué eres para juzgar a los demás?”
  • Al menos él (ellos) tiene(n) éxito, es (son) importante(s) para mucha gente, no como tú. Le(s) tiene(s) envidia.
  • Tú haces tales cosas u otras que son casi lo mismo, te comportas como tú quieres, entonces dime ¿A ti quién te critica por eso?
  • ¿Porque no das la cara públicamente?
  • ¿Porque no firma los que dices?
Nivel 5. Tácticas de guerrilla, terrorismo, amenazas(3) y sabotaje. Son ataques furtivos que no entran dentro de la declaración de guerra. A veces la guerra no se declara o se detiene una vez iniciada, pero los ataque continúan en esta modalidad. Consiste en hablar mal de adversario, muchas veces el objetivo principal es la reputación. Provocar conflictos en su circulo de amistades. Amenazas directas o tácitas en posiciones estratégicas al grado de consumarlas. Eso último es sabotaje.

He descrito lo anterior en un orden que responde al nivel de agresividad. Nombre a las 3 primeras como operación porque son acciones planeadas en forma y ejecución. Puede haber más etapas, sólo he descrito las más notorias. No siempre ocurren todas, mucho menos de manera sucesiva, a veces sólo acontece una. En caso de ocurrir más de una, normalmente ocurren en ese orden de ira creciente.

No soy psicólogo (me gustaría aprender más de eso) o cosa parecida. La psicología y demás "ciencias" relacionadas tienen muchas cosas interesantes pero hay aspectos en los que no confío. No cuestiono los resultados, sino su naturaleza, la forma en cómo fueron obtenidos y la estructura de esas disciplinas. Suelen autoproclamarse "ciencias" mientras que las llamadas "ciencias exactas" son más modestas al respecto. O se es ciencia, o se es exacta (dogma). Las matemáticas quedan fuera de esta discusión, no porque no sea una ciencia, de hecho no lo es. De manera austera diré que las matemáticas son una ciencia de cienciaa, una metaciencia.

A pesar de eso, existe algo muy interesante que suelo llamar Software Humano en alusión a las PC's sin que haya una analogía estricta ya que funcionan con distintos sistema de "lógica". Terminaré por decir que el Software Humano está sujeto a un sistema que no merece ser clasificado como lógica, sino bajo un sistema más general del cual desconozco su nombre.

NOTAS

(1) A veces yo ataco, normalmente lo aclaro de antemano.
(2) Existe un importante diferencia entre poder hacerlo algo y deber hacer algo. Eso me recuerda a las Convenciones de Ginebra o DIN.
(3) Es peligroso amenazar en vano, una cosa es el deseo de hacer daño, otra el poder (voluntad real y preparación) hacerlo, tener con qué hacerlo, saber exactamente cómo hacerlo, hacerlo como si nunca lo hubieras hecho, no mencionarlo. Y lo más importante: poseer todo lo anterior de manera completa.

Pórtense bien y sean felices, no serlo es muy fácil. Ah! casi lo olvido, acá entre amigos, procuren no amenazar a alguien que no debe ser amenazado.

2 comentarios:

Alan Elías dijo...

Interesante lo que dices de las matemáticas como una metaciencia. Yo creo que las matemáticas pueden ser catalogadas como ciencia o no según el criterio de clasificación. Por ejemplo, si se define «ciencia» como un área o campo específico del saber humano, las matemáticas sí serían ciencias. Normalmente se acostumbra clasificar las matemáticas dentro de las ciencias formales: conocimiento sin “contenido” en sí mismo, pero útil como rector o apoyo para obtener otros conocimientos.

Entiendo que precisamente por lo mismo otros no definen las matemáticas ni otras de las “ciencias formales” como ciencias, precisamente por no tener contenido dentro de sí mismas y por estar basadas en principios “a priori”. Aunque respecto a esto último habría que acordar primero si realmente es “a priori” o “a posteriori” como conocemos que 1 +2 = 3.

En fin, se me hace a mí una cuestión para nada simple.

Respecto a lo de metaciencia, creo que las matemáticas sí son “metaciencia” en el sentido de que ser un pilar del que se sirven las demás. Pero ahora, si entendemos el concepto de metaciencia como “un conocimiento del que se sirven los otros conocimientos o que los regula” llegaremos a la conclusión de que ese conocimiento fundamental de todos modos es un conocimiento, y no escapa o trasciende del todo al área del conocimiento en general, pues a pesar de ser regulatorio o fundamental también tendría principios de los que parte, como todas las otras áreas del conocimiento.

No lo sé, cada quién tiene su “madre” o “reina de todas las ciencias”. Para algunos es la teología, para otros las matemáticas, otros proponen a la filosofía, incluyendo la filosofía de la ciencia. (Si es que se quiere llamar a la filosofía y a la teología “ciencias”).

Lo que sí me parece acertado es decir que unas ciencias derivan de otras sus principios (como ya lo dijo Santo Tomás de Aquino en la Suma de Teología I, q.1, art. 2: http://caballodeletras.blogspot.com/2009/03/la-doctrina-sagrada-es-o-no-es-ciencia.html), y en todo caso, las matemáticas sí se encuentran dentro de las “ciencias o conocimientos de primer orden”.

David Webb dijo...

Desde luego que no es un tema simple. Se trata de un tema que rebasa a la ciencia misma, tocando el campo de la filosofía.
Coincido contigo en eso de que las matemáticas pueden o no ser catalogadas como ciencia, todo depende del concepto de ciencia. Es más, supongo que el debate de lo qué es (y no es) la ciencia es primario y sumamente difícil.
Ahora que tu decías que las matemáticas no pueden escapa ni trasciende del todo del área del conocimiento, me vino a la mente tu entrada llamada la invencibilidad de la Lógica.
Voy a leer detenidamente esa entrada que me recomiendas. Ahora que recuerdo tengo que escribir algo sobre la separación que yo hago sobre la ciencia y la religión. Tengo que meditarla muy bien, ejjejej

Saludos. Gracias por visitarme.