sábado, 1 de agosto de 2009

Juego perverso entre niños.

Personajes ficticios en una situación ficticia, paradigma de muchas situaciones en el mundo real.

Pedrito de 8 años y Luisito de 6 son hermanos. Es de tarde, cada uno juega por su lado. Pedrito pasa corriendo cerca de un florero y lo tira junto con las flores y el agua. Luisito hace una pausa en su juego para ver lo que ha pasado. Pedrito rápidamente levanta las flores que están intactas y seca el agua derramada. El florero se ha roto pero quizá se pueda reparar sin que mamá se dé cuenta.

Ahora muestro la evolución de la situación desde el punto de vista de Pedrito aunque la situacion es casi la misma desde el punto de vista de Luisito:

Luisito: Te voy a acusar con mi mamá.

- No soy culpable, bueno si, pero no quiero que lo sepa.
Pedrito: Se cayó solito, estaba en la orilla. Yo ni lo toqué
Luisito. No es cierto, tú lo derribaste al pasar corriendo.

- Maldición, ya no puedo engañarlo. Soy culpable pero si minimizo el problema, mi culpa también pequeña. No mostraré temor
Pedrito: No pasa nada, puedo reparar el florero.
Luisito: Si pero mamá se dará cuenta de todos modos.

- Maldito delator, soy culpable y empiezo a sentir temor porque no tengo salida.
Pedrito: Si logro repararlo y llenarlo de agua antes de que vuelva, no se dará cuenta. A menos que tú vayas de chismoso.
Luisito: Pues de todos modos le voy a decir.

- Quizá una pequeña súplica sea útil.
Pedrito: No seas malo, no le digas.
Luisito: si, si le voy a decir.

- Estoy perdido, tengo que hacer algo. ¡Sí, ya sé!:
Pedrito: Entonces le diré que tú orinaste en la maceta de la sala.
Luisito: no te va creer.
Pedrito: Claro que si, todavía está mojada.

- Uff!!! Por fin he logrado detenerlo
Luisito: si pero la maceta se secará pronto y el florero siempre estará roto

- Maldición, necesito hurgar y encontrar un delito mas grave:
Pedrito: entonces también le diré tomaste dinero de papá y te lo gastaste en videojuegos.
Luisito: No, por favor no le digas. Eso si la hará enojar y me castigarán. Si les dices eso, yo también les diré que tú has robado dinero para gastarlo en videojuegos.
Pedrito: también le diré que rompiste el cristal de la ventana.
Luisito: entonces yo diré que a veces no asiste a la escuela.
Pedrito: Y yo diré que hoy te agarraste a golpes con otro niño de la escuela.
.
.
.
Maldita sea!!! Y todo por es florero. Ya sé que soy culpable, pero no quería que él se diera cuenta. Ahora que no tengo escapatoria, sé que me hundiré pero lo arrastraré conmigo
.
.
.
Fin indefinido de la historia.


Creo que ya saben cómo continua la historia aunque no sé si tenga fin. De lo que estoy seguro es que se repite en cada momento, en cada sitio, en muchas situaciones, en todas edades. Casi todo lo hemos vivido.

Pórtense bien, y si se portan mal al menos cuídense bien. Que nadie se dé cuenta, y si alguién se da cuenta, entonces más vale que ustedes se den cuenta de algo que les pueda ser útil.

3 comentarios:

Rosigerante dijo...

Me gustan mucho más los consejos finales de David que el seco "pórtense bien" de Marion.

David Webb dijo...

Es que el Marion es más rudo y yo soy más perverso.jejeje.

Rosigerante dijo...

Quizá mi concepto de 'rudez' está medio torcido, no te ofendas pero "pórtense bien" no me suena nada rudo.

Como sea, David es más práctico ;)

y sí, perverso, también.