viernes, 18 de septiembre de 2009

Tal vez pido un imposible



Después de habla así, Zaratustra recordó las palabras del ermitaño del bosque, suspiró y dijo a su corazón:

“Es preciso que se más astuto y más prudente en la profundidad de mi corazón, debo ser como mi serpiente. Tal vez pido un imposible; pero ruego a mi orgullo que se acompañe siempre de mi prudencia, y si algún día mi prudencia se echa a volar, que al menos pueda volar con mi locura".


Fue así cómo empezó el ocaso de Zaratrustra.


Tomado de: Así habló Zaratustra, Friedrich Nietzsche (1883-1885)

Debo tomar mi vida más en serio. Aferrarme a ella como si realmente la amara y abrazarme a la muerte cada vez que entre en combate. Ya no puedo morir, estoy condenado a vivir, la inmortalidad no es precisamente algo maravilloso. O se tiene eternidad o se tiene vida, pero no existe la vida eterna.

Tuve que elegir para saberlo, ahora tengo que entenderlo.

8 comentarios:

Alan Elías dijo...

Creo que hace tiempo discutía algo parecido con Rosigerante. Sí, si entendemos la inmortalidad como la prolongación del tipo de vida que llevamos actualmente tal vez a la larga ésta se pueda volver una pesadilla o algo insoportable.

Tu entrada me hace pensar en “El inmortal”, un relato de Borges.

Rosigerante dijo...

Sí, fue acá...

No pregunto pues.

David Webb dijo...

Es verdad Alan, un discusión por demás interesante. Gracias Rosigerante por poner la dirección. La he leído detenidamente con sus respectivas opiniones y recomendaciones.

Este es uno de tantos temas de los cuales tengo tanto que decir, aprender y aún así, no termino de enterderlo. A pesar de tener la misma edad que ustedes, mi propia vida se ha vuelto tan prolongada, tan insípida que no quiero completarla. Entre el misterio de la vidal la eternidad y demás cachibaches, también tengo una tremenda pereza por los estados prolongados. Es como degustar un platillo, que si bien es delicioso, yo no lo elegí, es más, ya me fastidió. No se trata de un grito de axilio, no estoy pidiendo consejos ni palabras de aliento. Cuando decía "no preguntes" en realidad quería decir "hay cosas que no contestaré".

En fin, trataré de estár de mejor humor para la próxima vez.

Saludos.

Aldo dijo...

Ah, a mí me gustaría ser eternamente joven. Tantas cosas por ver y por aprender.

Hasta que te capturan y experimentan contigo :-P

reptilio dijo...

yo no quiero tomar mi vida mas en serio

David Webb dijo...

Aldo:
Cuando escribes "Hasta que te capturan y experimentan contigo", yo me pregunto: ¿Me sabes algo o hablas al tanteo? jajaja

Buen día a todos.

Ricardo Trapero dijo...

El tiempo no existe, así de simple.
De ello depende si quieres ser eterno o no.
La vida es de instantes, sin ayer y sin mañana.
Déjate llevar por los latidos de tu corazón.

David Webb dijo...

Rick:

Gracias por tus palabras. Parece que la tempestad ha cesado un poco y esto me sirve para retomar el camino. Me agrada eso de que la vida esté llena de instantes, así será más llevadera.

Saludos.